Representación del Gobierno de Campeche en el Distrito Federal

Tradiciones

17/05/2014 11:18

Reina del Carnaval de Campeche 2014

Carnaval de Campeche 2014

Carnaval

 Antecedentes

Fueron los colonizadores españoles los que trajeron a México la costumbre de celebrar las fiestas del Carnaval que se pueden considerar como las fiestas populares más antiguas de origen europeo y que cobraron notorio desarrollo y alegría, sobre todo en las ciudades costeras de nuestro país.

Durante todo el período colonial en Campeche se arraigó la fiesta del Carnaval y pasó al periodo independiente como una costumbre tradicional. En el periódico “Los pueblos”, tomo I, No. 1, del 22 de febrero de 1840 se publicaba:

“El sábado 24 del que finaliza y los tres días siguientes de Carnaval serán los bailes en el Coliseo, bajo el mismo régimen que los años anteriores”.

Posteriormente, en la “Revista de Yucatán”, del mes de febrero de 1847, encontramos lo siguiente:

“CARNAVAL.-Gracias a la actitud y vigilancia del Jefe Político y nuestro regidor no hemos sabido que se haya comenzado el menor desorden durante los días de carnaval y, de seguro, se hizo cumplir en todas sus partes el bando a que nos hemos referido en otro número. Nada deslució la fiesta de las calles, que estuvo animadísima.

Los bailes del teatro, tan concurridos y brillantes como siempre, no dejaron de apetecer en cuanto al orden, la perfecta armonía y el regocijo que reinaron en ellos”.

Aquellos carnavales que recuerda la gente anciana eran de cierto tipo, cuyas características han variado bastante a través de los años.

Para la gente de entonces, aquellos bandos solemnes llenos de retruécanos y alusiones chistosas, los desfiles de carruajes tirados por caballos, pasando bajo los grandes toldos que protegían del sol y en los cuales libraban las batallas de flores, aquel lunch con baile después de mediodía que, con la alegría reinante, inspiraba aventuras románticas o sucesos cómicos.

Los grandes bailes nocturnos con carnets y con ceremoniosas danzas, y el paseo de las tardes que, en medio de un espectáculo que no pocas veces resultaba dramático, alternaba el paseo de los vehículos con el desfile de comparsas de negros e indios, de grupos enmascarados y pintarrajeados en loca zarabanda, guerra de triquitraques lanzados en grandes cantidades, tiroteos de sargazo y con polvos de color, bestias que huían espantadas, gritería de muchachos y locuras de borrachos… con dinero y más dinero tirado en extravagancias; aquellos si eran carnavales opina la gente, hoy vieja, que antes disfrutó en los días permitidos de pagan locura.

La gente joven de esta otra época los consideraban tan buenos como los anteriores, si no es que mejores, y los recuerdos que de ellos tendrán en su edad madura y en su vejez serán, por supuesto, inigualables…

 En la actualidad

Y también en el interior del Estado se siguen llevando a cabo fiestas populares, es donde la música tiene un lugar importante, y si no, recordemos la mención de las vaquerías de Hopelchén, que se hicieron y siguen haciendo relacionadas hoy con los días del carnaval.

Hasta el día de hoy cada año durante el mes de febrero, con fecha variable, se lleva a cabo en esta ciudad y en todo el Estado, actividades que corresponden al carnaval.

Estas festividades se caracterizan por las coronaciones que se efectúan en el Centro Cívico Dr. Héctor Pérez Martínez mejor conocido como Concha acústica, un espacio donde la gente pasa unos días llenos de alegría y diversión con los festivales que se realizan cada uno de los barrios de nuestra ciudad. Entre los principales eventos que se organizan sobresalen:

Concurso de disfraces, concurso de carros alegóricos, desfile del entierro del mal humor, desfile de las flores, desfile de algarabía campechana, bando y corso infantil, martes de pintadera.

Alrededor de las mismas fechas, se realizan carnavales en los municipios de Hecelchakán, Hopelchén, Cd. del Carmen, Champotón entre otros.

 Día de muertos

Una de las tradiciones más importantes de la ciudad de Campeche es la del Hanal-Pixán o día de los fieles difuntos, esta se celebra los días 1 y 2 de noviembre es tradición comer pibipollos (muk’bipollos) y hacerle ofrendas a los difuntos.

Para los habitantes de Pomuch, la celebración de los Fieles Difuntos tiene una especial peculiaridad, pues en esta comunidad las personas acuden al cementerio a limpiar osarios y desempolvar los restos de sus seres queridos fallecidos.

Con el material necesario como brochas, numerosas personas acuden al panteón a cumplir con este ritual, considerado por quienes no habitan en esta comunidad como macabro e impresionante.

Para los habitantes de Pomuch, limpiar los restos de sus muertos antes del día de Fieles Difuntos, es una tradición, al parecer única en el mundo, que se conserva viva desde hace varios siglos, pues tienen la creencia de que al llegar el Día de Muertos las ánimas deben encontrar limpios sus restos.

La fecha que marca el inicio anual de esta añeja costumbre es el 26 de octubre y en la víspera del 2 de noviembre los restos deberán estar completamente limpios y envueltos en servilletas previamente bordadas.

Este singular poblado, famoso también por la elaboración de pan, es el único en todo el Camino Real que mantiene viva esa tradición que, según se dice, iniciaron los mayas como una muestra de respeto y amor hacia sus muertos.

Este ritual se realiza después de tres años y medio del fallecimiento del ser querido, cuando los restos son retirados del ataúd y colocados en un osario.

Se convierte en casi una obligación de los familiares limpiar los restos y hacerles un rosario con su ofrenda para que regresen a la tierra lo que les gustaba en vida.

 La Ofrenda

La tradición es hacer una ofrenda en la habitación principal. Se coloca como mantel, en una mesa grande, papel picado, se busca una foto del familiar muerto y se coloca delante. Luego se prepara su comida y bebida preferida y se le agrega a la ofrenda.

Si no se tiene una en especial, se pueden poner los platillos típicos: atole, dulces o pibipollo o tamal de aproximadamente 50 centímetros de diámetro y 10 de espesor. Se realizan rezos por el alma de los que se adelantaron en el viaje eterno, tanto de los niños como de los adultos.

No olvides el riquísimo pan de muerto, hecho especialmente para esos días. Puedes hacer la ofrenda a finales de octubre y tenerlo hasta el dos de noviembre.

Además, desde la noche del 31 de octubre y los días 1 y 2 de noviembre, la gente visita los panteones para saludar y visitar a sus seres queridos. En esos días en los panteones hay mucha gente cantando y llevando flores y comida.

Esta celebración que se hace en México es única en el mundo y muchos extranjeros que viven aquí se asombran y disfrutan al ver que nos acordamos con tanta alegría de nuestros muertos.

 El calendario de festividades del estado de Campeche

 BECAL 20 de mayo. Feria del Jipi.

 CALKINÍ 15 de mayo. Feria y fiesta patronal de San Isidro Labrador. 5 de octubre. Festividad del Cristo de la Misericordia: procesiones, Danza de la Cabeza de Cochino, música y fuegos artificiales.

CAMPECHE 24 de junio. Festividad de San Juan. Paseo de lanchas por el malecón con la imagen del santo.14 de septiembre. Fiesta de San Román: gran feria, procesión con el Cristo de San Román, bailes y fuegos artificiales.

 CANDELARIA 2 de febrero: feria, bailes, procesiones y fuegos artificiales.

CIUDAD DEL CARMEN 16 de julio. Festividad de la Virgen del Carmen: bailes, feria, procesiones y fuegos artificiales.

 HECELCHAKÁN 15 de agosto. Festividad de la Asunción de la Virgen: bailes y procesiones.1 y 2 de noviembre. Día de Muertos: altares, ofrendas y visitas al cementerio; se despide a las ánimas el 31 de noviembre.

 HOPELCHÉN 3 de mayo. Fiesta de la Santa Cruz: Danza de la Cabeza de Cochino.

 PALIZADA 15 de agosto. Feria de la población: música y vaquerías.

 TENABO 8 al 15 de agosto. Festividad de la Virgen de la Asunción: procesiones, bailes, feria y la “llevada de la vela” al templo.

FIESTAS DE CARNAVAL Las más importantes son las que se celebran en Calkiní, Campeche, Ciudad del Carmen, Hecelchakán, Hopelchén y Tenabo.

Fuente(s): Gobierno del Estado de Campeche e INDEMAYA http://www.indemaya.gob.mx/cultura-maya/janal-pixan/costumbre-heredera.html

 Cabeza de Cochino

Es un baile profano religioso. Puede ser una manda (promesa), por costumbre o por cualquier motivo, pero los “mestizos” y “mestizas” lucen airosos sus trajes y ejecutan vistosos giros, mientras que con las cintas de colores que llevan en las manos tejen y destejen figuras alrededor de un palo multicolor y una mesa altar que llevan cargando.

En la mesita hay una cabeza de cochino pibil, que tiene en la boca un pan (y otros colgados).

Por todos lados hay guirnaldas multicolores de papel de China. Un niño lleva maíz con el que llama al cerdo y conduce el bailable, entre un tronadero de “voladores” cohetes. Esta tradición se lleva a cabo en el santoral de la Candelaria, la Santa Cruz, San Isidro Labrador y todos los días que su devoción o pretexto les indiquen.

Además de los habitantes del Camino Real y Los Chenes, los descendientes de los mayas de los municipios de Campeche, Champotón, Carmen, y Escárcega también acuden a observar estas costumbres. Los paliceños casi no las conocen, porque sus tradiciones reciben mayor influencia del estado de Tabasco.

 Fiesta del Cristo Negro

Uno de los templos más sobresalientes de Campeche, no por su belleza arquitectónica sino por la veneración que profesan los habitantes al Santo Patrono, es la iglesia del Cristo Negro de San Román.

Su historia se remonta a los primeros años de ser fundada la Villa de Campeche cuando, siendo gobernador de Yucatán, Don Diego de Quijada, la península fue asolada por una plaga de langosta.

Los estragos se sintieron más en Campeche que en Mérida, pero aquella calamidad fue juzgada como un castigo del cielo, en desagravio y prevención de nuevas desgracias, los vecinos acordaron levantar un santuario dedicado al santo que resultare de echar suerte, saliendo elegido San Román Mártir.

La imagen venerada por los habitantes fue un Cristo Negro de procedencia europea y encargado a un comerciante, que desde su arribo fue objeto de gran veneración por los fieles. Fue tan importante el desarrollo del culto que para el siglo XVII ya estaba totalmente afianzado en la vida religiosa de Campeche.

En 1965, se festejó con rumbosas fiestas el IV Centenario del arribo del Cristo Negro a playas campechanas, pues es definitivo que su figura forma parte de la historia de Campeche.