Representación del Gobierno de Campeche en el Distrito Federal

Traje típico

17/12/2013 11:22

traje-regional

Traje Regional

En Campeche las mujeres gustaban de estrenar traje cuatro veces al año: en el carnaval y en las fiestas de San Juan, San Román y la Purísima Concepción. Después, las patronas regalaban a su servidumbre los ajuares completos, que con el paso del tiempo se convirtieron en el traje típico de esta región.

Como en casi todo el país, en Campeche abunda la producción textilera, acorde con el clima tropical de la región. Son famosos los huipiles bordados, blusas, batas, toallas y todo tipo de prenda típica.

En esta actividad la mujer es la encargada de bordar en algodón, o en otras telas, las vistosas tiras de flores en múltiples colores y matices, ya sea a mano o a máquina. Con hilos de seda, algodón o lino que adorna el traje típico.

Los motivos que se bordan están inspirados en las flores de cebolla y calabaza; la primera es más vistosa y más rica en belleza, plasmándose sobre el fondo bordado de lino, un bordado de hilo de algodón negro con los símbolos del escudo de la ciudad, murallas y naves con velamen en actitud de arribo.

Lo distintivo de este arte en Campeche son los bordados floridos, el gusto por la combinación de colores y diseños que muestran, tanto la riqueza del medio ambiente, como su fuerte herencia cultural.

El punto de cruz es otro sello particular en la vestimenta con sus diseños de flor de nochebuena, leyendas religiosas en los manteles y estandartes, puerta de mar, puerta de tierra, flores de la región con variedad de colores, de acuerdo con la estación del año.

La mujer campechana es por naturaleza impecable y limpia. Debajo de la saya lleva una pollera blanca llamada enagua, recogida al igual que la saya.

El traje es complementado con un hermoso reboso de Santa María, que saben llevar con gran garbo. Este reboso ha sustituido definitivamente la pañoleta o mantilla que anteriormente se portaba.

Otras prendas de tradición como son la filipina y la guayabera, se realizan en los municipios de Campeche y Hopelchén mayormente; es de destacar que los maestros artesanos que realizan esta actividad los respaldan años de entrega y dedicación.

Por último las chanclas o chancletas confeccionadas en suela dura y charol negro sobre las que se afanan los zapateros con bordados en hilera blanca.

Estas chanclas, tienen una reminiscencia morisca. Las puntas se proyectan hacia arriba, en la parte trasera en breve tacón, ya que gustan las bailadoras de armonizar en los sonidos musicales con el golpe del tacón al bailar, el folclore.

Se adornan el pelo con peinetas de carey, semicirculares con incrustaciones de oro, monedas antiguas y piedras preciosas.

De su cuello pende una gruesa cadena de oro llamada “soguilla salomónica”. A veces éstas son tan largas, que abarcan tres vueltas al cuello, llegando hasta la región del ombligo. De esta soguilla penden invariablemente seis monedas antiguas de diez pesos de oro y rematadas por un doblón español o una imagen pesada de oro puro.

Los aretes son monedas y a veces una paloma prendida en el óvulo de la oreja; sostienen las alas y el pico, respectivamente, breves cadenillas que rematan en esferas de oro puro. Su peinado es una larga trenza y moño de vistoso color.

 Fuente(s): Gobierno del Estado de Campeche y Arte Popular en Campeche 2003.